La Manga

La Manga

martes, 31 de enero de 2017

Nevada en Villaluenga en enero de 2017

El jueves 19 de enero se cumplió el pronóstico, una masa de aire siberiano penetró en la península empujando una borrasca, resultando una gran nevada en gran parte de la península y llegando a registrarse nevadas en puntos singulares donde hacía mucho tiempo que no nevaba, en nuestra provincia se registraron nevadas en sitios como Algar, Jimena, Bornos, Gibalbín e incluso en algunas zonas de Arcos, en la Sierra de Cádiz la nevada fue generalizada, llegando a registrarse nieve en pueblos situados a cotas más bajas donde no es tan frecuente como El Gastor, El Bosque, Ubrique o Zahara. En los pueblos más altos lógicamente la nevada fue intensa y en Villaluenga especialmente. En este sentido se volvió a repetir el típico titular que se repite año a año con todas las grandes nevadas afirmando de que esta ha sido la mayor nevada de los últimos 10 años, yo creo que esto es puro márketing que alimentamos un poco todos, las redes sociales echaban humo con fotos y fotos de paisajes nevados, incluso circularon vídeos de nevadas de años anteriores en un puro frenesí por estar o buscar la noticia y esto hacía presagiar lo que luego ocurrió, sábado y domingo con la sierra colapsada con caravanas de coches en dirección a Grazalema para ver la nieve y es que la nieve en nuestras latitudes es algo excepcional que ocurre muy de vez en cuando. Yo me anticipé un poco y me fui el viernes por la tarde a Villaluenga con mi hijo Raúl y un trineo de 10 euros del Decathlon... y estas son las imágenes que tomé nada más llegar de la zona de las Carillas y la Bodega...










Otras entradas dedicadas a la nieve en Villaluenga en Cuaderno de Campo Payoyo:
- Nevada del 27 de febrero de 2016 con fotos de la misma zona
- Nevada del 28 de febrero de 2013
- Nevada primaveral del 28 de abril de 2013

domingo, 15 de enero de 2017

Plantación de pinsapos en la Sierra de los Pinos

La Sociedad Gaditana de Historia Natural (SGHN) organizó el pasado mes de diciembre (8/12/2016) una plantación de pinsapos y siembra de semillas en la cara Norte de la Sierra de los Pinos, lugar donde hubo un pequeño pinsapar hasta los años 30 del pasado siglo. El 22 de febrero de 2015, también organizado por la SGHN, se hizo una visita a la zona y se procedió a sembrar semillas en esta zona de fuerte pendiente, donde ya previamente la Consejería de Medio Ambiente había plantado algunos pinsapos, en julio de ese mismo año se volvió a visitar la zona comprobando que algunas semillas habían germinado, no obstante no ha sido hasta diciembre de 2016 cuando se ha reanudado el proyecto con renovadas fuerzas (el proyecto ahora cuenta con financiación de fondos europeos FEADER), en esta ocasión se han sembrado 32 brinzales (pequeños ejemplares germinados de menos de un año de edad) de pinsapo, junto con otro buen puñado de arces de montpellier, e igualmente se sembraron semillas de pinsapo procedentes del pinsapar de la Sierra del Pinar. El objetivo es conseguir la viabilidad de las plantas sembradas y programar visitas periódicas, en especial en verano, para dar riegos de mantenimiento, y así poder garantizar que en los primeros años estos pinsapos salgan adelante. En definitiva, conseguir que en esta ladera donde históricamente hubo un pequeño pinsapar podamos tener dentro de 30 años un pequeño núcleo de pinsapos estable, el lugar tiene todas las condiciones, altura de 1.300 m con tajos verticales en ladera Norte y umbría necesaria para nuestro abeto andaluz, además, casi 100 años después de que desapareciese el pinsapar original sigue existiendo un suelo propicio para el arraigue de esta especie. Los ejemplares plantados en los años 87-88 por escuelas taller de Cortes de la Frontera también siguen adelante creciendo lentamente, así que se puede decir que con el respaldo de la SGHN el pinsapo ha vuelto a la Sierra de los Pinos para quedarse.

Seguiremos informando...

Aquí os dejo un pequeño vídeo con recopilación de fotos y vídeos de la jornada. Espero os guste.


Y aquí os dejo un timelapse desde la Sierra de los Pinos, ese día hacía un fortísimo viento, en el centro se aprecian elevaciones como el Palo y  el Martín Gil de la Sierra de Líbar acariciadas por las nubes.



Más información en:


viernes, 9 de diciembre de 2016

Rincón de Nieto, Tajos de la Carnicería y Puntal de la Raya

El 30 de octubre de 2016 subí junto a mi hija Sara y algunos amigos (gracias a la invitación de Carlos Soto) al Puntal de la Raya, elevación de 1.252 m situada en la sierra de Líbar en Villaluenga del Rosario, pasamos por sitios excepcionales como las Cañadillas, el Rincón de Nieto, los Tajos de la Carnicería y el Hoyo de la Cal. 

Cruzando la zona de Las Cañadillas en dirección al Rincón de Nieto para subir al Puntal de la Raya por ese pasillo verde que tenemos en frente.

Entre las ruinas de un antiguo caserío existente en el Rincón de Nieto esta tabla de madera de una de las ventanas que presenta un hierro de la ganadería.

Los arces de Montpelier perdiendo hoja

Otro detalle de las hojas de los arces

Pilón excavado en la piedra, más información en Pilón del Rincón de Nieto
La subida al Puntal de la Raya va dejando este macizo calizo a la derecha que se conoce con el nombre de Tajo de la Carnicería 

Y conforme vamos subiendo vamos dejando atrás los tajos de la Carnicería desde otras vistas

Y conforme se gana altura se obtienen unas amplias vistas con los Tajos de la Carnicería en primer término y el pinar de la Colada de la Venta y el encinar de Los Sotos detrás. Al fondo Reloj y Simancón.

Y también se tienen buenas vistas del macizo de Líbar, Cancha Bermeja, Mojón Alto, Palo,...

Desde el Puntal de la Raya (1.252 m) conectamos con el Hoyo de la Cal por la ladera Sur del Puntal de la Raya y luego enfilamos dirección N para seguir una vereda marcada que nos lleva de nuevo al Rincón de Nieto que nos ofrece unas impresionantes vistas del modelado kárstico del Tajo de las Carnicerías.

En primer término Tajos de la Carnicería y al fondo la cima del Navazo Alto o Bandera

Más cerca...

Y más cerca, el espectacular torcal del Tajo de la Carnicería 

Aquí os dejo un vídeo con un montaje de fotos y vídeos de aquel día.





martes, 6 de diciembre de 2016

Ruta por Igualeja para disfrutar de los Castaños en Otoño

El 12 de Noviembre hice una ruta  circular de 14 kilómetros por Igualeja, en pleno Valle del Genal para ver los castaños en otoño, un placer para la vista, pasamos por Río Seco, Algarca, Puerto del Hoyo y Venta de Guaitará sumergiéndonos en el Castañar de Igualeja, seguimos un track de los Trotones de Arcos. Hicimos la ruta ese día Carlos Soto, Miguel Ángel Ruiz, Pepe Sánchez, Juan Luis Parodi, mi hijo Raúl y un servidor.


Nunca hay que dejar pasar la oportunidad de ir a visitar los castañares en otoño del Valle del Genal, todo un espectáculo que reconforta el alma. Otra entrada de 2011 dedicada a Igualeja en este blog en el siguiente enlace:

domingo, 23 de octubre de 2016

La Tallisca

Este año, después del prolongado estío, aun casi no he comenzado la temporada de senderos, sólo por quitarme el gusanillo el pasado día 1 de octubre hice un corto paseo hasta algunas de las cuevas de La Manga acompañado de Carlos Soto y de mis hijos, no obstante repasando lo que hice el mes de octubre del año pasado he caído en cuenta que iniciamos la jornada de rutas senderistas con una ansiada ruta desde Villaluenga hasta Ubrique por Barrida, eso ocurría el 10 de octubre de 2015, día que amaneció parcialmente nublado y que llegó a dejar algunas gotas que nos obligó a sacar los chubasqueros durante un corto periodo del recorrido, pero al final poca cosa, recuerdo aquel día bien porque tenía ganas de conocer los pozos de Barrida, además del interés de acercarme a dos posibles fuentes que tenía apuntadas en el GPS, las que resultaron ser la Fuente de Juan Ramos o de la Loza y la Fuente del Zarzalón, otros puntos de interés fueron los enormes lentiscos de Puerto Tirado o Puerto Calvito, pero sin duda uno de los gratos descubrimientos no esperados de la jornada fue toparnos y andar sobre un buen trozo de calzada empedrada, no sé si de origen medieval o más reciente y al parecer restaurada el pasado siglo, en lo que vendría a ser un corto tramo entre la bajada de la Sierra de las Viñas y la casa del Rancho. Posteriormente al preguntar por este tramo de calzada a algunos conocidos de Villaluenga, me enteré que se la conoce como La Tallisca, término que quizás venga de "tallar" en su acepción de cortar o tajar. En cualquier caso, este corto tramo bien empedrado del camino salva un importante desnivel entre la Sierra de las Viñas y el valle de Barrida, motivo que llevó a que antaño tuviese que ser restaurado periódicamente para facilitar el paso de las bestias por él y que nos deja todavía hoy día un recurso de interés etnológico y patrimonial que no debería de perderse por el paso del tiempo. Se aprecian bien las piedras grandes que delimitan el borde del camino y las piedras más pequeñas que forman la calzada, a cada pocos metros unas piedras más rectangulares y alargadas que parecen haber sido cinceladas conforman escalones para salvar el desnivel, también se observan algunas de estas piedras en posición longitudinal dividiendo la calzada en dos. Todo esto que describo se observa en las siguientes imágenes.










Si os quedáis con ganas de ver más, os dejo enace a la crónica que Carlos Soto hizo en su blog de SOTOSENDERO de aquel día y que acertádamente denominó "Fuenteando".

Por último dos florecillas que pudimos ver este día, Crocus serotinus muy abundante en los tramos altos cercanos a la Sierra de las Viñas y Ajuga iva que pudimos ver entre el Rancho y la Fuente de Juan Ramos.


Ajuga iva

Crocus serotinus (Azafrán de otoño)

miércoles, 31 de agosto de 2016

Piedras que caen

Vivir bajo tajos calizos tiene sus riesgos, tarde o temprano la fuerza de la gravedad hace su trabajo y se producen desprendimientos de rocas, en pueblos como Villaluenga, Benaocaz o Ubrique saben bien del tema, si se les pregunta a los mayores e incluso a los no tan mayores de estos pueblos, todos conocen algún caso de piedras desprendidas de la montaña que han llegado a los bordes del pueblo, normalmente sólo llegan a producir daños materiales, algún corral derruido, árboles arrancados,...pero otras veces, como ocurrió hace 90 años en la madrugada del 31 de agosto de 1926 se llegan a producir desperfectos considerables como casas y chozas sepultadas. Por suerte en aquella ocasión no se produjeron víctimas y el pueblo lo conmemora desde entonces sacando en procesión a la Virgen del Rosario a las 4 de la madrugada, esta es la conocida como Procesión de las Piedras. También en Benaocaz hubo un importante desprendimiento en 2009 que dejó desperfectos. En otras ocasiones si se han producido víctimas mortales, como en 1968 en Villaluenga donde una mujer falleció por el desprendimiento de una piedra, o en 2007 cuando una piedra pasó por encima de un joven en Benaocaz, otro accidente dejó herido a un pastor en Benaocaz en 2008 y así cada vecino podría enumerar un buen puñado de casos. Yo como visitante asiduo de esta zona de la sierra también me he topado en alguna ocasión con desprendimientos de piedras, pongo por ejemplo el caso de una piedra caída sobre la carretera en la zona cercana a Piedra Parda el 23 de noviembre de 2013, los coches que bajaban desde Benaocaz me hacían señales con las luces, al tomar la última curva pude saber el motivo, una gran piedra ocupaba parte de la calzada, paré el coche cerca de Piedra Parda y cogí la cámara de fotos, cuando llegué acababan de llegar los bomberos de Ubrique que se disponían a quitarla, otra vez me topé con otra piedra, algo más pequeña, caída sobre el camino de la Glorieta en Villaluenga y que pude fotografiar el 2 de febrero de 2014.

23 noviembre de 2013, carretera A-374 cerca de Piedra Parda








 2 de febrero de 2014, Camino de la Glorieta





martes, 31 de mayo de 2016

Estragos por una plaga de oruga en Villaluenga del Rosario (hace 127 años)


En la hemeroteca de la Biblioteca Nacional un día haciendo búsquedas sobre Villaluenga del Rosario encontré un breve artículo fechado hace ahora 127 años, en el periódico La Iberia aparecía la breve nota siguiente: 

¿De qué plaga se estaría hablando? Me causa un poco de desconcierto porque no creo que una misma especie de insecto cause estragos tanto en árboles como en el ganado, posiblemente se tratase de una fatal coincidencia de una plaga forestal a la vez que una enfermedad del ganado, por entonces la prensa recogía las noticias sin orden ni organización alguna, las fuentes de las noticias muchas veces eran los comentarios que de boca en boca llegaban finalmente al redactor. Lo cierto es que la noticia de esta plaga tuvo trascendencia como para ser recogido en el diario editado en Madrid La Iberia un 31 de mayo de 1889.